Pasan los días

Pasan los días
(en el cuaderno )
y no sé qué exactamente ronda por la cabeza y por las líneas de los cuadernos.  Hace algún tiempo que no bailo en mis cuadernos de física, en las clases de diseño ambiental.  Hace algún tiempo que volví a pelearme con mis condiciones corporales para seguir bailando en las líneas que pudiera.  Hace tanto tiempo que tengo el pelo más largo que cuando lo dibujé; además de un par de kilos extras.
Pero no es importante si he cambiado de cuadernos y de clases, sino, lo realmente importante es no perder esas líneas en las que nos hemos ido moviendo. La vida va moviéndose, nosotr@s nos movemos, el mundo se mueve, y así, de repente, nos encontramos bailando en un lugar totalmente distinto que en el que estábamos siempre.
A veces me dan ganas de retroceder. Me asusta lo que viene.
Pero, quizá, es lo mismo de siempre. Sólo tengo que seguir el movimiento. No es el que conozco, pero sigue siendo mi línea, mi vida, mi movimiento, y no hay nada que temer.

Entradas populares